Feeds:
Entradas
Comentarios

En el parcial entran los temas de todas las clases y los siguientes textos:

 En nivel de dificultad 1:

 Informe completo de innovación del NYT (Innovation Report) (Link de descarga: http://mashable.com/2014/05/16/full-new-york-times-innovation-report

GALDÓN, Gabriel: “De la objetividad a la prudencia. Hacia un paradigma informativo humanista”, en Revista Comunicación y Hombre, separata del número 2. Revista interdisciplinar de Ciencias de la Comunicación y Humanidades, Universidad Francisco Vitoria. Madrid, 2006. (Texto Galdón López)

CANAVILHAS, Joao; IVARS-NICOLÁS, Begoña: “Uso y credibilidad de fuentes periodísticas 2.0 en Portugal y España”. Revista El profesional de la Información. V.21. N°1. pp. 63-69. 2012. (Texto Canavilhas)

Alberto Salcedo Ramos: “Diez consejos (arbitrarios) para el trabajo de campo en la crónica): http://www.elpuercoespin.com.ar/2012/11/22/diez-consejos-arbitrarios-para-el-trabajo-de-campo-en-la-cronica-por-alberto-salcedo-ramos/

Revista El Malpensante: “19 consejos para un aspirante a escritor”:http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=1951

“Las fuentes de la fuerza del periodismo”, y “El buen trabajo en el periodismo actual”, en Gardner/Csikszentmilhalyi/Damon, Buen trabajo: Cuando ética y excelencia convergen, Editorial Paidos, Barcelona, 2002, pp. 183-240. (Texto Howard Gardner)

Javier Darío Restrepo, “El compromiso con la verdad”, en: Javier Darío Restrepo, El zumbido y el moscardón. Taller y consultorio de ética periodística, Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, FCE, 2004, pp. 44-69. (Restrepo)

Fernando J. Ruiz, “Se busca dueño: Hoja de ruta para el debate sobre los empresarios y la calidad”, en: FOPEA, Debates sobre periodismo de calidad, 2007. (Texto Dueños y calidad)

Ver película El Informante, de Michael Mann, con Al Pacino y Russell Crowe.

 

Para el nivel de dificultad 2 se agrega;

How Vox Media’s new Storytelling Studio thinks of stories as productshttp://www.niemanlab.org/2016/07/how-voxs-storytelling-studio-is-redefining-the-story-as-product/

Ramón Salaberría, Ciberperiodismo en Iberoamerica, Fundación Telefónica, 2015. (disponible el pdf en la web). Solo dos capítulos: “Ciberperiodismo en Iberoamérica: marco general” y “Capítulo 1: Argentina”.

 

Para el nivel de dificultad 3 se agrega:

Wolfgang Donsbach, “El periodismo como la nueva profesión del conocimiento y sus consecuencias para la formación del periodista”, Cómo entender al periodismo. Selección de la obra de Wolfgang Donsbach, (pp. 65-91)

Why I´m Busllish on the news (A Silicon Valley Manifiesto) (http://www.politico.com/magazine/story/2014/05/marc-andreesen-why-im-bullish-on-njthe-news-105921_Page2.html#.U95YfON5O1U)

Lords of the viral Internet (http://www.politico.com/magazine/story/2014/05/lords-of-the-viral-internet-105905.html#.U95WLON5O1U)

The New York Times is not Going to turn into BuzzFeed (http://www.politico.com/magazine/story/2014/04/brauchli-keller-interview-the-new-york-times-is-not-going-to-turn-into-buzzfeed-105900.html#.U95WR-N5O1U)

 

rueters.png

Dos investigadores del Reuters Institute for the Study of Journalism, en la Universidad de Oxford, difundieron un informe con el título ¿Qué está pasando con las noticias televisivas?

Es claro que la revolución digital tiene en su interior una enorme revolución audiovisual, pero al periodismo audiovisual le está costando encontrar su lugar. Impactada casi una década después que los diarios, la televisión está ahora en un proceso de marginalización, y los periodistas audiovisuales están ahora en la búsqueda de cuál es el nuevo camino.

Los datos y comentarios más interesantes del informe, en mi opinión, son los siguientes:

  •  In the United States, Twitch, the Amazon-owned website for watching online streams of video games, has a prime-time audience that rivals major cable news channels like MSNBC and CNN, and it attracts many more younger viewers.
  • 2015 may turn out to have been for the television industry what 2005 was for the newspaper industry, a year when the pace of change accelerated…..If television news providers do not adapt to these changes, they risk irrelevance.
  • The percentage of households in the UK that have a television set has declined for the first time ever…..These declines are directly comparable to the declines in print newspaper circulation in the 2000s.Compounded over ten years, annual declines of 3 to 4% will result in an overall decline of 25 to 30%. This would be a more severe drop than the decline in print newspaper circulation in the UK or US from 2000 to 2009 – in both cases about 20%…..In recent years, the average age of the BBC1 audience has grown by more than one year every year, from 52 in 2009 to 59 in 2014…. In 2015, the median age for viewers of Fox News in the US was 67, MSNBC, 63, and CNN, 61.9 By comparison, the average reader of the print edition of the New York Times was 60.
  • While television content, and video more generally, is doing well in this environment, television news has benefited far less from the rise of online video than entertainment and various forms of user-generated and social content has.
  • .Some of the best television drama, talent shows, and sports programming seem to thrive online, and celebrities in new (PewDiePie, Smosh) and old (Adele, Justin Bieber) forms have used online video to build their digital presence. It is much less clear that television news producers – in spite of experimentation – have found ways of using online video to effectively connect with a wider audience online. Even broadcasters like the BBC or CNN, that have considerable reach online, still serve people with more text and images than video.
  • Television news today is funded by money coming from advertising, subscription to pay television, and, in most high-income democracies, significant funds invested in public service broadcasting. In the United States, the television industry in 2014 was about 40% advertising and about 60% subscription, with less than 1% public funding. In European countries like the UK, France, and Germany, public funding is far more significant – about 27% of total television revenues in France and the UK, and 46% in Germany – with a broadly similar split between advertising and subscription.
  • Private broadcasters in many countries have already cut their investment in news.30 Public service broadcasters faced with budgetary pressures are doing the same – like the BBC in the UK. Where investment in news provision was once a formal or informal condition for obtaining a licence to broadcast (a private provision of public service in return for access to scarce spectrum), this is less and less relevant in a digital environment.
  • But none of the dominant online video players – whether content-based like Netflix and Amazon Prime or platforms like YouTube and Facebook – are making investments in news. (When a journalist freely interpreted a statement from Netflix CEO Reed Hastings and headlined an article ‘Netflix Sets Sights on News Programming’, the company’s communications office immediately and very publicly clarified that Netflix was not attempting to get into the ‘reporting and live news business’.)…..YouTube is making some investments in original programming for its premium pay offer YouTube Red, where a $10/month subscription gives access to advertising-free videos, original content from various high-profile YouTube contributors, and a bundle of other Google services including Google Play Music. So far, there has been no investment in news….
  • As yet, there is no major success for on-demand TV news along the lines of Netflix for drama, no news-related YouTube stars to compete with PewDiePie, and few news brands among the most viewed videos on social media and messaging apps – although many organisations are trying to move into these spaces.
  • Two of the earliest ambitious attempts to offer online video news, Reuters TV and Huffington Post Live, illustrate how hard it is. Reuters TV has completely changed strategy within two years – from selling access and its app to giving it away for free across many platforms and allowing other publishers to use their content. Similarly, Huffington Post Live has, after major investments in an online streaming news channels, discontinued its live stream and moved towards a much greater emphasis on distributed viewing across social media platforms. Neither of these initiatives worked out as originally intended, but both organisations deserve credit for investing in new approaches.
  • Third-party platforms are currently driving reach in online video. Traffic at scale is focused on ‘one-stop-shop’ sites like YouTube and Facebook and messaging apps like Snapchat rather than on attempts to draw users back to a home site. For publishers like AJ+, BuzzFeed, and NowThis News, this is a way of offering content without dragging users away from the platform they choose to be on. These approaches offer an opportunity to reach the significant number of people who use these platforms every day, but also risks losing a direct relationship with the audience and poses challenges around monetisation, and there are unresolved questions about what kind of user data platforms are prepared to share with publishers.
  • the type of content that is offered ….has to change. There is a market for the latest breaking events, for the highly visual, and also for in-depth specialist topics. But the middle ground of the basic television news package finds little traction online.
  • …..The need for experimentation is for us the most important conclusion from this review of what is happening to television news.
  • Television still captures more of people’s attention than even the biggest digital players – in January 2016, Facebook reported that its 1billion monthly global users now watch a total of 100 million hours of video every day, and Netflix reported that its 75 million global subscribers stream on average about 116 million hours of video every day.

En este artículo en Infobae por el Día del Periodista, digo que, en esta posguerra mediática, queda en evidencia la dificultad de la supervivencia en el mercado: la segunda grieta.

El crecimiento de la cantidad de usuarios se ha estancado y su cotización en la Bolsa pasó de 73 a 17 dólares en los últimos tres años. Hay casi mil millones de personas que entraron y salieron, y “apenas” 300 millones que están en la red. Eso representa menos que la quinta parte de Facebook. En otro rasgo notable de un megaéxito mundial como es en definitiva Twitter, es una empresa que nunca dio ganancias.

Frente a esto, la reacción de Twitter es copar el directo y la actualidad, típicas categorías donde reina el periodismo. El incentivo que tiene esa estrategia es que es ahí donde está la publicidad. Ese es el gran éxito actual de Twitter: en los últimos cuatro años, sus ingresos publicitarios crecieron desde 235 a 1700 millones de euros.

Si la actualidad y el directo, si el lugar donde la gente corre para enterarse cuando pasa algo, tiene la bendición publicitaria, creo que entonces el periodismo tiene un lugar posible en el entorno digital. Uno de los fundadores de Twitter, Jack Dorsey, menciona como una de las grandes virtudes de la red a “esa capacidad incomparable de dar las noticias 10 o 15 minutos antes que cualquier otro servicio”. Esa es una frase que podría llenar de orgullo a un editor periodístico en cualquier lugar del mundo de, por lo menos, los últimos cien años.

En un artículo de la agencia Bloomberg se mencionan las diferentes iniciativas de las redes sociales (Facebook, Snapchat, Instagram, Youtube o Amazon) para atacar ese “en directo”, “vivo”, y convertirse en mecanismos de expansión de la actualidad, del momento presente, que es algo que la publicidad busca comprar. Se menciona entre otras la experiencia de “Moments” del mismo Twitter.

Este es el muy buen artículo en el que me basé. .

 

Lluis Bassets, es uno de los periodistas más importantes de El País, y ocupó varios de sus principales cargos directivos. En el 2013 escribió un libro sobre el estado de la profesión, que recién pude leer ahora. Se llama El último que apague la luz. Sobre la extinción del periodismo (Taurus, Madrid, 2013). Tiene aportes que ayudan a pensar la actualidad, y también dan un buen retrato de lo que piensan algunos de los más lúcidos periodistas que arrancaron su carrera en la segunda mitad del siglo pasado. Estas cosas me llamaron la atención:

  • …..”cosas que contar, gente que quiere contarlas. El periodismo se muere pero a la vez el periodismo está más vivo que nunca. El negocio decae pero la atracción del oficio se intensifica”. (p. 17)
  • ….”dejar de ser periodista es una actividad tan vieja como el periodismo. Este es un oficio de grandes vocaciones pero también de grandes huidas. Denostado por quienes lo ejercen desde la noche de los tiempos. Se podría recopilar un pequeño manual con las llamadas de atención a los jóvenes periodistas para que abandonen el oficio urgentemente, antes de que sea demasiado tarde”. (p.87)
  • ….”estamos ciertamente a un paso de un mundo sin nosotros (los periodistas). Empecemos a imaginarlo. Sin noticias ni reportaje. Todo publicidad y propaganda. Todo rumor e intoxicación”.(p.104)
  • ”la actual situación del periodismo es la de un continente de la cultura humana que está siendo abandonado por la economía”. (p.129)
  • ”no hay sociedad democrática sin consenso compartido sobre hechos verificables y sin disenso sobre las opiniones que merecen estos hechos” … La muerte pelona del periodismo es esa paradoja que vivimos ahora cuando nos quieren hacer creer que las opiniones son sagradas y los hechos discutibles”. (p.214) [esto es lo que nosotros llamamos ‘base informativa común´]

Tiene dos muy buenos capítulos. Uno sobre la historia de la prensa española desde el franquismo,  y otro sobre el caso wikileaks, en el que El País participó, donde es muy crítico de Julián Assange.

Es posible que haya contradicciones en su percepción, pero eso es normal. Pasa siempre cuando uno expresa con honestidad su estado de ánimo.

 

 

 

spotlight

Spotlight es una lección de periodismo como lo fueron Todos los hombres del presidente y El informante. Son películas que crean y refuerzan la vocación. En momentos en que el periodismo es discutido en su esencia, es bueno refrescar la mirada con momentos en que su rol fue fundamental. Ya sabemos que hay una gran diferencia de calidad en aquellas comunidades donde hay buen periodismo, por eso es importante que no se convierta en una profesión con el ánimo vencido.
Desde el punto de vista profesional, el rol de Marty Baron, el entonces editor del Boston Globe (hoy del The Washington Post) es el más importante. Como siempre, lidera quien tiene la visión.
La película narra cómo Baron llega a una redacción y a una ciudad desconocidas y produce el cambio de criterio en las coberturas. Esta es la primera lección de periodismo que nos deja Spotlight: el salto de calidad es en primer lugar un cambio interno, es un momento en que decidimos en la redacción hacer algo de otra manera a como lo veníamos haciendo. Aquí se cambia la cobertura sobre los temas católicos, en una ciudad con una enorme comunidad católica. La deferencia y la confianza en las autoridades religiosas frenaba a la redacción, y Baron les ayudó a cruzar esa frontera interna.
Muchas veces se piensa que los límites del periodismo son siempre externos, que los poderes fácticos e institucionales bloquean el potencial de los periodistas y que éstos hacen lo que pueden de acuerdo a la libertad de movimiento que tienen. Se suele dar por cierto que la profesión avanza todo lo que la dejan y que puja en forma permanente por más espacio. La verdad es más matizada. En las redacciones se consolidan rutinas y formas de hacer las cosas que llevan implícitos límites que no siempre uno puede encontrar en la realidad externa. Muchas veces se utiliza un potencial de libertad menor del que efectivamente se dispone. Por eso, en esas redacciones, el cambio puede venir cuando alguno de sus periodistas se corre de ese sentido común instalado pero, sobre todo, cuando viene alguien de afuera y se arriesga.
Por definición, las rutinas de la práctica periodística minimizan los riesgos. Hay que cumplir con una cantidad de información y no suele haber mucho tiempo para eso, y cada vez puede ser menos. Las innovaciones pueden ser riesgosas si el periodista siente que no tiene mucho apoyo de sus editores y directivos.
Marty Baron vino de ese doble afuera, de no ser católico ni bostoniano, y pudo ver mejor. La doble mirada es clave en el periodismo: ser un insider pero también poder mirar como un outsider a la propia comunidad. Por eso, el dúo de Baron y Robby Robinson, histórico jefe del equipo de investigación periodística del diario (el personaje de Michael Keaton), tuvo el equilibrio perfecto.
Robinson ya había recibido hacía años varias pistas sobre sacerdotes que abusaban sexualmente de chicos, pero nada hizo ni nadie se lo exigió, más allá de las víctimas. El “extranjero” Baron le hizo ver diferente. Es ahí cuando el “extranjero” es necesario para que aprendamos sobre las barreras internas que nos construimos.
Una segunda lección profesional es que Baron exige al equipo Spotlight que descubra el sistema de corrupción y que no se conforme con verificar un caso aislado. Es la misma estrategia que utilizó desde el juez que condenó a Fujimori hasta el periodista Hugo Alconada Mon, en su libro La piñata, para describir la corrupción kirchnerista. La revelación de un caso tiene más dificultad para cambiar las cosas. Puede quedar como un hecho aislado, como una manzana podrida, y el sistema corrupto se mantiene igual. El cambio sólo es posible cuando se visibiliza el sistema entero.
Además, el periodismo no puede solo, sino que su acción tiene que converger con fuentes valientes, abogados tenaces y funcionarios judiciales virtuosos, para que finalmente se produzca una reparación del “sistema”. La película describe con maestría la red que hizo posible la revelación. Como siempre, la sociedad mejora en racimo, y nunca solamente por la acción aislada de un puñado de herejes.
La película honra las competencias clásicas de la búsqueda y del chequeo de información, de la tozudez y de la construcción de confianza con fuentes que se juegan mucho.
Cuando el futuro del periodismo a veces se reduce a una discusión entre tecnólogos, Spotlight nos recuerda para qué todavía lo necesitamos.

(artículo publicado en Perfil.com:  http://www.perfil.com/elobservador/Spotlight-o-el-extranjero-que-necesita-el-periodismo–20160205-0083.html)